“MANRIQUE” VISITA LA REAL FABRICA DE TABACOS “PARTAGAS”.

Emocionado aún por la visita que realizara a la todavía existente casa donde en 1898 viviera mi abuelo torcedor, Monte 58, entre Agramonte y Cárdenas, me dirigí en planeada visita a “PARTAGAS”, ese viejo templo cigarrero ubicado en el corazón de La Habana Vieja. Detrás del Capitolio, el viejo edificio de alto puntal y sólidas paredes permanece ahí desde 1845 ofreciendo desde el Parque de la Fraternidad, una visión majestuosa.

Entrando a la derecha, se encuentra instalada una lujosa Casa del Habano, donde compartiéramos un agradable momento con el poeta tabaquero Orlando Quiroga. Simplemente me anuncié como nieto de un torcedor andaluz que trabajó en Hoyo de Monterrey además de continuar con la tradición tabaquera en Argentina. Rápidamente, pusieron a mi disposición a un simpático guía, don Lorenzo Leyva.

Ya, en la entrada principal de la fábrica, se perciben los aromas que aprendí a apreciar desde pequeño.Montones de fardos o tercios de Pinar del Río jalonaban nuestro recorrido,hasta que subiendo viejas escaleras transitadas por más de un siglo y medio, llegamos al taller donde decenas de selectos hombres y mujeres torcedores, bullangueros ellos y ellas, acariciaban las hojas de manera impecable de los famosos habanos “Partagás”, “8-9-8”, “Serie D No. 4” y los “Lusitanias, éste último de 19,45 mms. (cepo 49) que en nuestro país solo los manufactura “Manrique”.

Con Don Lorenzo intercambiamos experiencias tabaqueras, sumidos ambos en particular concentración. El murmullo de la visita, solo interrumpido por en tintinear de las chavetas contra las tablillas, hacía opacar la alta humedad ambiente que se escapaba por los amplios ventanales abiertos movidos por viejos ventiladores de techo.

Los fileteadores, anilladores y envasadores nos mostraban las joyas finales de aroma y riqueza inigualables. La despedida en la puerta de “Partagás del guía Leyva, nos sumió en un profundo abrazo de tabaquero a tabaquero mientras un son lejano proveniente del Paseo del Prado hacía imposible no darse cuenta de que La Habana nos hacía rendir a sus pies.

Lamentablemente, no puedo ofrecer fotos propias del interior dado que por razones de seguridad no permiten ingresar con cámaras o videos.


Desde 1958 en Catamarca 211 - (C1213BYD) - Ciudad de Buenos Aires - Argentina Telefax 24 hs. (+54) 11-4932-5973
email: cigarrosmanrique@gmail.com